domingo, 5 de junio de 2011

Salida, más que entrada...


Hola otra vez.
Ahora, que ya no puedo "poneros deberes", sigo pensando en vosotr@s cuando un texto curioso llega a mis manos. Hoy, sin ir más lejos, el café-croissant-país me ha deparado un ejemplo flagrante y luminoso de lo que diferencia a un complemento de régimen verbal (preposicional, para los de otra secta sintáctica) de otro tipo de complementos de buen o mal vivir. Dice Juan Cruz en su artículo "Error de encargo": "...dictador español del siglo XX cuya acción fue fundamental para acabar con la República con la ayuda de alemanes e italianos". ¿Veis la diferencia entre el "con la república" y "con la ayuda"...? Decid que sí, por favor, y si no, empezad a sustituir los elementos hasta que veáis la luz al fin del túnel...
Abusaré de esta despedida para mandaros a algun@s un mensaje que pretende ser esperanzador. Se titula "La ira nos esclaviza", y viene a decir que quien sale perjudicado en el caso de mal rollo es quien lo siente. Creo que vale la pena leerlo, y que puede ayudar a quienes han bebido hiel con la entrega de notas (creo que poca gente, afortunadamente ;-)
Y, para no abusar de vuestra paciencia, el último legado de nuestra relación profesional es la entrevista que apareció ayer en El País al director de la real academia de historia (lo pongo todo en minúsculas para hacer prácticas de la normativa ortográfica del 2010). La encontraréis aquí, y daría mucho de sí para un comentario de texto. Creo que no he leído ninguna otra entrevista con un aire tan cargado...

Para acabar, aparte de todos los buenos deseos para vuestros éxitos futuros, quería deciros que quien venga a clase la semana próxima debería venir armado de la antología poética y de ganas de sacarle provecho ;-)

Y ahora sí. Me toca deciros que mi avatar @doriprofe seguirá en activo para quienes sigáis interesados en mis propuestas, pero que este blog, en su actual reencarnación ha llegado a su fin. Como diría Cervantes: ¡Vale!

(Crédito de la imagen)

3 comentarios:

  1. Con el modelo que propone el artículo se reducirían muchos problemas, pero creo que hoy por hoy la gente no está preparada para cambiar su comportamiento, y más cuando los motivos que llevan a esas maneras no dejan otra alternativa a comportarse como uno lo siente.
    Sin embargo, ¿por qué no intentarlo? ¡Puede costar, pero el resultado debe ser gratificante!
    ¡Ha sido un placer, Dori! ¡Mucha suerte!

    ResponderEliminar
  2. Sobre la entrada:

    1.- Perdonar es, en algunos casos, necesario si queremos pasar página y seguir adelante, olvidar; pero en otros muchos, no se quiere pasar página, no se quiere perdonar, no se quiere olvidar. Hacerlo supondría aceptar aquello que te ha sido impuesto, sin poder mostrar tu descontento. Es mi punto de vista.

    2.- Sobre la entrevista, me hace gracia ver como el entrevistado intenta huír de las zarpas del lobo. Se palpa la tensión entre ambos y, desde luego, el director de la RAH, se cubre de gloria con el último comentario.

    Que pases unas buenas vacaciones de verano, y, como dice Luis: mucha suerte!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos por exponer vuestra perspectiva y por no dejar mi última entrada huérfana de comentarios ;-)

    ResponderEliminar